Saltar al contenido

Famaillá

Empanaderas

La Fiesta Nacional de la Empanada culmina con la elección de la Campeona Nacional de la Empanada

El evento, que se lleva a cabo desde 1979 y en el que además de elegir a la Reina Nacional de la Empanada, cada diez años añade la coronación de una Campeona de Campeonas. También se distingue con la Empanada de Oro a personalidades destacadas de la cultura, del deporte y de diversas profesiones, cuenta con una feria artesanal y comercial dotada de ciento cincuenta stands a la que asisten distintas instituciones sociales.

Famaillá, sede de la celebración, es la ciudad cabecera del departamento homónimo, en el centro de la provincia de Tucumán. Declarada Capital Nacional de la Empanada, esta localidad registra una historia muy anterior a la llegada del hombre blanco.

La receta del Jardín de la República lleva carne picada a cuchillo, huevos, cebolla blanca y de verdeo, ají, pimentón y comino. Por lo general, son tan jugosas que conviene degustarlas “a piernas abiertas”, para no manchar el pantalón o la pollera (falda). Deben tener entre 13 y 15 repulgues, aseguran los entendidos, con el propósito de que tengan el tamaño justo: ni muy chicas ni muy grandes.
No faltan quienes se animan con un chorrito de limón, después del primer mordisco.

La flamante Ruta de la Empanada

En Tucumán , la flamante Ruta de la Empanada hace de esta delicia norteña un producto turístico; el recorrido está compuesto por 54 establecimientos gastronómicos de San Miguel de Tucumán, Yerba Buena y Famaillá, sede de la Fiesta Nacional de la Empanada, cuya última edición se celebró a principios de septiembre.

Cerca de la Casa Histórica de San Miguel de Tucumán , El Cardón es una tradicional peña, espacio cultural y escenario de históricas guitarreadas. La casona construida a mediados del siglo XVIII por Francisco de Avila y Godoy esconde un dato curioso: fue propuesta para ser sede del Congreso de 1816.

Como en muchos otros espacios tucumanos, las empanadas se preparan en horno de barro. Hay de carne, pollo y queso con verdeo, realizadas por expertas empanaderas de Famaillá. También se sirve locro, humitas en chala o en olla, tamales y cortes de carnes vernáculos, como la picana.

MERCEDES SOSA

Seguramente, a la hora de la sobremesa alguien improvisará una chacarera o cantará “Al jardín de la República”, la inolvidable zamba escrita por Virgilio Carmona, que llama a disfrutar de buena parte de lo mejor de Tucumán: “ Empanadas y vino en jarra, una guitarra, bombo y violín, y unas cuantas mozas bizarras pa’ que la farra pueda seguir â€.

En la muy tradicional Feria de Simoca, a 50 km de San Miguel de Tucumán, todos los sábados se venden no sólo exquisitas empanadas de carne de matambre. También es un lugar indicado para comprar comida regional en los “ranchos”: queso de cabra, arrope de chañar y de tuna y cigarrillos de chala. También se consiguen artesanías en madera y se puede pasear en sulky.